El nuevo parque fotovoltaico de Elda (Alicante) se denomina IDELLA, y aportará una generación de 25 MegaWatios. Esta semana ha obtenido el visto bueno por parte de la Dirección General de Calidad y Educación Ambiental de la Generalitat Valenciana.

La planta solar requiere una inversión cercana a los 12 millones de euros, y más de cien trabajadores para su construcción. Posteriormente, necesitará personal cualificado para realizar el mantenimiento de las instalaciones fotovoltaicas.

Para su construcción está previsto contar con más de cien trabajadores de distinta cualificación. “Llegado el momento nos gustaría colaborar con el Ayuntamiento de Elda como canal para el fomento del empleo local. Nos consta que tanto en Elda como en la comarca se están potenciando recientemente los módulos de formación profesional enfocados a las energías renovables, lo cual es un acierto puesto que es una de las profesiones con mayor recorrido profesional del momento”, afirma Benito Peñín, Vicepresidente de Risen Energy Spain.

La planta fotovoltaica generará aproximadamente 44 GWh anuales. Esto es equivalente al consumo anual de 12.500 hogares. Su puesta en marcha evitará la emisión a la atmósfera de más de 17.000 toneladas de CO2, es decir, una cifra equivalente a la plantación de 50.000 árboles.

curso fotovoltaica online desde Madrid

Tras el proyecto se encuentra la empresa Risen Energy Spain. Se trata de una filial española del gigante chino Risen Energy. Es uno de los mayores fabricantes de paneles a nivel mundial, y tiene su sede española en El Campello (Alicante).

Aprobados los tramites ambientales del parque fotovoltaico de Alicante

El proyecto, presentado ante la administración en junio de 2020, ha superado todos los trámites ambientales necesarios y obtiene la Autorización Ambiental tras haber recabado durante el procedimiento los informes favorables de las Direcciones Generales de Política Territorial y Paisaje, Medio Natural, Cultura y Patrimonio, entre otros, según ha informado la propia compañía.

La planta solar requiere una inversión cercana a los 12 millones de euros entre la instalación fotovoltaica y su infraestructura de evacuación, consistente en una línea de 66kV que la unirá con la Subestación Eléctrica de Elda, propiedad de Iberdrola Distribución Eléctrica. Esta línea tendrá una longitud de 2.635 metros y se ha proyectado en su mayoría de manera soterrada por caminos públicos «para minimizar la afección a los vecinos de la zona», señala la firma.

Los terrenos donde se pretende construir la planta fotovoltaica se encuentran en estado de abandono agrícola desde hace varias décadas, manteniendo una capacidad agrológica moderada, baja y muy baja y por tanto compatibles con este tipo de instalaciones, según lo establecido en el Decreto Ley 14/2020 aprobado por la Generalitat para regular el emplazamiento de estas instalaciones. La estructura de soporte de los paneles fotovoltaicos será fija e hincada directamente sobre el terreno, lo que garantizará la colonización del terreno por vegetación autóctona.