La normativa relacionada con el autoconsumo en 2021

Dependiendo del tipo de sistema fotovoltaico que vayamos a instalar, se debe considerar una u otra regulación. En este artículo, categorizaremos los sistemas fotovoltaicos en tres tipos: sistemas fotovoltaicos autónomos (SFA), plantas de energía fotovoltaica (CFV) y sistemas de autoconsumo (SFCA). Puede que no sea la clasificación más intuitiva desde el punto de vista técnico, pero puede ayudarnos a entender la legislación española en materia de sistemas de generación de energía y, en particular, de instalaciones fotovoltaicas.

Común a los tres tipos de sistemas descritos anteriormente, existen esencialmente dos normas: 1º) La ley del sector eléctrico (Ley 24/2013) y el 2º) RD 842/2002. En la práctica, no se tiene en cuenta la Ley 24/2013 ya que su evolución regulatoria se recoge en varios reales decretos, en particular el RD 1955/2000, que regula todas las actividades del sector eléctrico y debe respetarse siempre.

Por el contrario, el RD 842/2002 es de gran importancia ya que es aquí donde se aprueba el Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión (REBT), de obligado cumplimiento para prácticamente todos los sistemas fotovoltaicos.

Sistemas fotovoltaicos autónomos

Un sistema fotovoltaico autónomo es una instalación que no tiene conexión física a la red eléctrica, por lo que es imposible que interactúe con ella. Estos sistemas pueden estar equipados con baterías o dedicados a lo que se denomina bombeo solar directo. Estos dos tipos de instalaciones deben cumplir prácticamente un único estándar: el REBT y, en particular, la instrucción técnica BT-ITC-40.

Para legalizar el OSS, se debe distinguir entre sistemas con una potencia no superior a 10 kW e instalaciones con una potencia superior. Para el primero, basta con que un electricista homologado elabore un Informe de Evolución Técnica (DMT) y lo envíe, acompañado del “boletín”, es decir el certificado de instalación eléctrica (CIE), al organismo o registro competente. de la Comunidad Autónoma en cuestión. La norma que regula quiénes son los técnicos competentes para poder tramitar el CIE es ITC-BT-03, que explica los requisitos para ser un instalador licenciado de baja tensión, que resumimos más adelante.

En instalaciones de producción de baja tensión que superen los 10 kW de potencia, será necesario un proyecto, firmado por un técnico competente – la instrucción no lo detalla, sino según la correspondiente delegación industrial, arquitectos competentes y determinadas especialidades ingenieros técnicos e ingenieros superiores -, siguiendo las pautas impuestas por ITC-BT-04 y fijándose al IC.

Centrales fotovoltaicas

Las plantas de energía fotovoltaica (CFV), también denominadas granjas solares, son sistemas fotovoltaicos conectados a red (SFCR) diseñados para inyectar la máxima energía eléctrica posible a la red eléctrica (distribución o transmisión) y que, por tanto, no tienen ningún entorno físico asociado cercano. consumo.

La normativa aplicable a las centrales fotovoltaicas difiere mucho en función de si la potencia de la instalación es superior a 100 kW o no. Así, para instalaciones con una potencia igual o inferior a 100 kW, la legislación puede llevarse a cabo en gran medida teniendo en cuenta únicamente lo dispuesto en el Real Decreto 1699/2011, que regula la conexión a la red de instalaciones eléctricas. de poca potencia. Instalaciones de generación de energía. Sin embargo, la mayoría de las instalaciones de baja potencia están diseñadas como aplicaciones de autoconsumo y por tanto, como veremos, la normativa puede cambiar. En cualquier caso, al igual que en el OSS, parte del proceso de legalización consiste en emitir el CIE bien en el formato de memoria de diseño técnico (para instalaciones no superiores a 10 kW) o en el formato de proyecto aprobado (para instalaciones superiores a 10 kW).

Para plantas de energía de más de 100 kW, las principales regulaciones que rigen los CFV son:

  • RD 413/2014 por el que se regula la actividad de producción de electricidad a partir de energías renovables.
  • RDL 23/2020, por el que se aprueban medidas en el ámbito de la energía y otros ámbitos de recuperación económica.
  • AR 1183/2020 relativo al acceso y conexión a redes de transmisión y distribución de electricidad.
  • Circular 1/2021 de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que establece la metodología y condiciones de acceso y conexión a las redes de transmisión y distribución de las instalaciones de producción eléctrica.
  • El RDL 23/2020 estableció una moratoria sobre las solicitudes de acceso y conexión a la red eléctrica, que por tanto impide la planificación de nuevas instalaciones fotovoltaicas y la circular 1/2021 de 20 de enero ha ampliado, en la práctica, esta moratoria de ‘al menos 3 meses’.. Así, en la actualidad, no es posible solicitar solicitudes de acceso ni a la red de distribución ni a la red de transmisión (no para instalaciones de menos de 100 kW).
normativa de autoconsumo

Sistemas de autoconsumo

Las reglas de aplicación de los sistemas de autoconsumo son:

  • RDL 15/2018 (que derogó casi la totalidad del RD 900/2015, famoso por haber instituido el llamado “Impuesto solar”).
  • RD 244/2019, que amplía normativamente el RDL 15/2018.

Estos estándares dividen las instalaciones de autoconsumo en dos modalidades: autoconsumo sin excedente y autoconsumo con excedente. Las instalaciones sin excedente abarcan todas las instalaciones cercanas, ya sea en la red interna o mediante la red (en los próximos artículos veremos en detalle lo que implica la proximidad de la instalación). Los sistemas sin excedente deben contar con algún tipo de sistema anti-desvío para evitar que el exceso de energía eléctrica generada se alimente a la red de distribución eléctrica.

Por otro lado, existen dos modalidades diferenciadas de autoconsumo con excedentes: sin derecho a indemnización y con derecho a indemnización. Este último debe respetar la condición de proximidad y, además, no superar los 100 kW de potencia nominal. En el caso de que la instalación esté cerca, pero supere este límite, perderá el derecho a indemnización y se regirá principalmente por el RD 1183/2020, lo que significa que la mayoría de los sistemas superiores a 100 kW están diseñados como centrales fotovoltaicas.

La regulación de instalaciones con potencia inferior o igual a 15 kW, con excedente y compensación, y aquellas con potencia no superior a 100 kW y sin excedente, se maneja mediante un procedimiento abreviado muy sencillo. Por supuesto, las instalaciones de autoconsumo de baja tensión deben cumplir con el REBT, mientras que las instalaciones de media y alta tensión -más de 1,5 kV DC o más de 1 kV AC- deben cumplir las condiciones técnicas establecidas por el RD 1955/2000.