La potencia solar instalada en España en 2021

La potencia solar instalada en España continua creciendo según indica el avance del informe del sistema eléctrico español. Extremadura instaló en 2020 un total de 1.321 nuevos MW de tecnología solar fotovoltaica y representa el 22,2 % total de esta fuente en España. En estos momentos tiene 2.568 MW de potencia instalada y, también cuenta con la mayor central fotovoltaica del país.

Para la presidenta de Red Eléctrica, Beatriz Corredor, “el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima marca unos objetivos ambiciosos, pero también realistas y alcanzables, para mitigar el cambio climático. Y en esta senda, el sector eléctrico juega un papel clave por su potencial descarbonizador”.

El crecimiento de la potencia instalada de solar fotovoltaica experimentado el año pasado en Extremadura fue del 105,9 %. Esto la situa como la región que más incrementó su parque de generación. Gracias a este impulso, esta tecnología se situó por primera vez como líder en la estructura de potencia instalada extremeña. Con un 32,9 %, superó así a la hidráulica y a la nuclear (29,2 % y 25.8 %, respectivamente). Entre las tres, suman casi el
90 % de la capacidad de generación de la región. En total, la comunidad autónoma cerró el año con un parque de 7.805 MW. Supone el 7,1 % de la potencia total instalada en España.

Extremadura lidera la potencia solar instalada en España

Las energías verdes en Extremadura ocuparon el 73,9 % del total del parque generador extremeño. Se trata de la mayor cuota alcanzada por esta comunidad autónoma desde que existen registros. De hecho, es el tercer porcentaje más alto del país.

En cuanto a la energía generada en el transcurso de 2020, Extremadura ha producido 21.294 GWh, lo que supone un 8,5 % del total en España. Se trata de una cifra 1,2 % superior a la registrada en 2019. Es especialmente relevante la aportación de solar fotovoltaica, que casi ha duplicado su producción en 2020 respecto a los valores de 2019. Este dato le ha permitido a la fotovoltaica ser la segunda fuente de generación extremeña. La tecnología solar térmica y la hidráulica ocupan la tercera y cuarta posición con el 8,3 % y el 6,7 %, respectivamente.

Durante 2020, el 28 % de la producción fue de origen renovable. En total, la generación verde en la comunidad se incrementó el año pasado un 27,8 %. Por su parte, la generación libre de emisiones de CO2 equivalente (gases de efecto invernadero) ha alcanzado el 99,7 % del mix. Este dato ha permitido que Extremadura haya sido la región con la cuota más alta de producción sin emisiones en su estructura de generación en 2020.

Las emisiones de gases de efecto invernadero fueron un 27,8% inferiores a las registradas en 2019, siendo la producción libre de emisiones de CO2 equivalente (gases de efecto invernadero) el 67,3% del total, hasta alcanzar los 168.953 GWh, lo que supone también un máximo histórico de generación.

“el incremento de la generación renovable hasta un máximo histórico se ha alcanzado con altísimos estándares de calidad y seguridad del suministro eléctrico. Un objetivo cumplido, incluso, en los momentos tan excepcionales como los vividos en el último año, que han supuesto un reto para la operación del sistema”.

Beatriz Corredor, Presidenta de Red Electrica España

Los datos de potencia solar instalada en España en 2020

Los datos publicados en 2020 fueron como siempre los referidos al año anterior, es decir, al año 2019. Durante ese año, las tecnologías de energía solar superaron los 10.000 megavatios de potencia: 8.623 fotovoltaicos y 2.300 termosolares. Estos fueron publicados en el informe del sistema eléctrico 2019 de Red Eléctrica de España.

El sector fotovoltaico creció más que en años anteriores. Durante el año 2019, se añadió 4.159 megavatios al parque fotovoltaico nacional (más del doble que el parque eólico con algo más de 1.300).

También destaca el incremento de la producción de electricidad con gas durante el año 2019. Las centrales térmicas de ciclo combinado generaron 55.239 gigavatios hora, frente a los 30.044 de 2018. por lo tanto, aumentaron su producción en  un 83%.

curso de energías renovables

La potencia solar instalada en España supero los 10.000 megavatios

El parque nacional de generación de electricidad limpia alcanzó más megavatios de potencia que el parque nacional de generación de electricidad contaminante (compuesto por las centrales nucleares y las térmicas que queman fuel, carbón o gas).

El sorpasso ha tenido lugar en 2019 (hasta ese año, había más megavatios de potencia sucia que limpia). ¿Y qué ha pasado en 2019? Pues que la nueva potencia eólica y fotovoltaica, la instalada a lo largo de esos doce meses, ha elevado el listón del parque renovable de generación hasta más allá de los 55.000 megavatios, mientras que las bajas sufridas por el carbón, que ha parado máquinas en varias centrales, han dejado el parque de generación térmico (que emite gases de efecto invernadero y produce residuos radioactivos de larga duración) apenas por encima de los 50.000.

Eso sí, uno de los combustibles fósiles, el gas, ha vendido este año más kilovatios hora, muchos más (+83%), que los que vendió el año anterior, en 2018. Son algunos de los datos que ha revelado el Balance 2019 que acaba presentar Red Eléctrica de España, el operador del sistema eléctrico nacional.

Los datos de potencia instalada renovable en España en 2019

El incremento de la potencia instalada renovable ha permitido que, de los 247.002 gigavatios hora de electricidad generados en la península en 2019, “en torno al 39% de la generación total ha sido de origen renovable” (página 11 del Avance).

La eólica, con un 20,9% de cobertura de la demanda peninsular, ha sido la tecnología limpia que más kilovatios hora ha generado, hasta el punto de que ha ocupado el segundo lugar en el mix, solo tras la nuclear (22,0% de cobertura de la demanda peninsular) y seguida del ciclo combinado (20,1%). La hidroelectricidad ha supuesto un 9,7% del total.

La energía fotovoltaica ha incrementado en 2019 su producción en más de 18 puntos (ha cubierto el 3,5% de la demanda peninsular).

Aumento de generación de energía termosolar

Dado que no ha habido nuevas instalaciones construidas el incremento de la generación en termosolar se debe a la mejora en la operación de estas plantas.

Los operadores de las centrales termosolares españolas tienen cada vez más experiencia. Esto se refleja en el aumento de un 16,8% sobre 2018 y un 3,8% respecto a la media de los últimos 5 años. Según los datos todos extraídos de la página 16 del Avance: “ha cubierto el 2% de la demanda”.

Además, y ahí está la radical importancia (la diferencia y el valor añadido) de esta tecnología renovable. La termosolar puede operar como garantía de suministro (como el gas) cuando la fotovoltaica no oferta kilovatios hora (por la noche) o cuando amaina el viento y/o no sopla lo suficiente como para atender toda la demanda. Porque la energía termosolar es almacenable, como el gas.

Las plantas de energía termosolar pueden almacenar la energía

Las centrales termosolares pueden acumular el calor del Sol en grandes tanques de sales. Funcionan como una pila que absorbe ese calor durante el día y lo libera por la noche.

Las plantas solares fotovoltaicas dejan de producir energía al caer el sol. Ese “hueco” es ocupado entonces por las centrales que queman gas natural para generar electricidad, los denominados ciclos combinados.

Los tanques de almacenamiento de las centrales termosolares podrían utilizarse para captar los vertidos de las tecnologías eólica y fotovoltaica. Las centrales termosolares podrían actuar incluso de reserva estratégica a disposición del operador. Servirá para los momentos de máxima demanda al poder mantener una parte importante de su capacidad durante meses.

potencia solar instalada 2019

La desconexión de las centrales térmicas de carbón es una oportunidad para la termosolar (el carbón también ha operado siempre como garantía de respaldo), una oportunidad que sin embargo está aprovechando el gas, que ha incrementado su presencia en el mix de forma formidable en 2019 (produciendo muchos más kilovatios hora que el año pasado y emitiendo mucho más CO2 consecuentemente).

La Asociación Protermosolar lleva años pidiendo subastas específicas para esta tecnología, pero ni los 7 años de gobierno anterior, ni el gobierno actual ha hecho ningún movimiento en este sentido.

Descenso de la energía generada con carbón

En el otro plato de la balanza está el carbón, que se ha anotado en 2019 la menor participación desde que Red Eléctrica tiene registro. Sólo ha representado el 4,3% del total de la generación, frente al 14,1% del 2018.

Además, el año ha cerrado con un evento inédito en la historia del sistema eléctrico peninsular: el llamado cero en carbón o, lo que es lo mismo, un día entero sin generar ni un solo megavatio con este combustible fósil. Sucedió el 14 de diciembre y se repitió cuatro días más durante ese mes: 21, 22, 24 y 25.

Una de las principales consecuencias de la caída del uso del carbón ha sido el descenso de las emisiones de CO2 asociadas a la generación eléctrica, que han marcado un mínimo histórico desde que se tienen registros (1990): 40,6 millones de toneladas de CO2, un 25,5% menos que en 2018.

Por otra parte, la demanda de energía eléctrica en la península durante este ejercicio ha sido de 249.144 GWh, ligeramente inferior a la del 2018 (1,7 % menos).  Si se tienen en cuenta los efectos de la laboralidad y las temperaturas, su descenso es del 2,7 % respecto al año anterior.

La potencia solar instalada contribuye al sorpasso de las renovables

El año 2019 fue un punto de inflexión en lo que se refiere al reparto de potencia. Por primera vez en la historia, las tecnologías renovables sumaron más megavatios de capacidad de generación. El 52% de la potencia del parque nacional de generación, es decir, es potencia renovable. Mientras que la potencia convencional sumaría  el 48%, ó casi 51.000 megavatios de potencia.

El parque generador español ha crecido un 5,9% en 2019. En concreto, este año pasado entraron en servicio 6.539 MW verdes. El 47% de la potencia renovable es eólico; el 16%, fotovoltaico; y el 37%, REE lo encuadra en lo que denomina otras tecnologías verdes (en alusión a la biomasa, la undimotriz y la termosolar).

Según Red Eléctrica de España, de los 260.713 gigavatios hora de electricidad generados en España en 2019, el 37,5% ha sido producido a partir de estas tecnologías. La generación eólica ha sido un 9,3% superior a la de 2018, ocupando el tercer lugar en el mix, con un peso del 20,8%, tras la nuclear (21,4%) y el ciclo combinado (21,2%).

También destaca el retroceso de la aportación del carbón. Su producción descendió un 66% en 2019. Como consecuencia, las emisiones de CO2 asociadas a la generación eléctrica han experimentado una notable reducción respecto a 2018 (-23%). Suma un total de 49,6 millones de toneladas, la cifra más baja de la historia del sistema eléctrico español.

Por su parte, la demanda de energía eléctrica a nivel nacional durante este ejercicio ha sido de 264.550 GWh, ligeramente inferior a la del 2018 (1,6% menos). Si se tienen en cuenta los efectos de la laboralidad y las temperaturas, su descenso es del 2,5% respecto al año anterior.

La red de transporte imprescindible para conducir la energía generada

Durante 2019, Red Eléctrica de España ha seguido trabajando para reforzar la fiabilidad y el grado de mallado de la red de transporte, “características esenciales para garantizar la seguridad del suministro y facilitar la integración de nueva generación renovable”.

Con este objetivo, este año pasado se han puesto en servicio en todo el país 198 kilómetros de nuevos circuitos de líneas -alcanzando así los 44.453 kilómetros-. Se ha incrementado la capacidad de transformación de la red en 1.335 MVA.

Red Eléctrica ha desarrollado nuevas infraestructuras para posibilitar su acceso y conexión. En concreto, este año pasado ha llevado a cabo un conjunto de actuaciones en más de 30 subestaciones, incorporando 15 nuevas posiciones.

Fuentes: Protermosolar/ Ministerio de industria / Red Eléctrica España

Más noticias sobre energía termosolar

curso energia solar fotovoltaica termosolar