ZEPPELIN es un proyecto impulsado por empresas comprometidas con la economia circular, que apuestan por el hidrógeno como vector energético que apoya a las energías renovables. El objetivo de Zeppelin es investigar un conjunto de nuevas tecnologías de producción de hidrógeno verde. Se busca fomentar la economía circular mediante la valorización de residuos y subproductos de diferentes sectores (agroalimentarios, textiles, EDARs, refinerías…).

El proyecto investigará nuevos materiales de almacenamiento de hidrógeno verde y herramientas de modelización de las diferentes tecnologías desarrolladas. Otro gran objetivo planteado desde el inicio es reducir los costes energéticos, económicos y ambientales asociados a la producción actual de hidrógeno. Así se favorecerá la energía de hidrógeno para que se más segura, eficiente y limpia.

Producción de hidrogeno con enfoque de economia circular

En España, la producción de hidrógeno con nuevas tecnologías tiene un potencial de generación de hidrógeno verde circular de alrededor de 135.000 toneladas anuales. De lograrlo, contribuirá a las políticas y objetivos en el ámbito de Economía Circular. Se estima que podría llegar a revalorizar más de 99 millones de toneladas de residuos y 50 millones de toneladas de aguas residuales municipales.

Desde un punto de vista socioeconómico, ZEPPELIN incentivará la actividad económica y de empleo cualificado en zonas rurales. Estas zonas se identifican con escasas oportunidades laborales, lo que provoca una reducción de la población y el traslado a grandes nucleos urbanos. Este proyecto trata de generar nuevos nichos de mercado, por ejemplo, gestionar residuos ligados a los sectores primario y alimentario y reutilizarlos como materia prima para el sector energético.

Este proyecto ZEPPELIN ha sido subvencionado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), en el marco de la convocatoria 2021 del Programa MISIONES CIENCIA E INNOVACIÓN (Plan de Recuperación, Transformación y Resilencia), y cuenta apoyo del Ministerio de Ciencia e Innovación. La ayuda otorgada al proyecto cuenta con la financiación de la Unión Europea a través del Fondo Next GenerationEU

La economia circular de emisiones cero para 2050

El informe “Cero emisiones netas para 2050: una hoja de ruta para la Energía Mundial” es un referente en materia de energía. La investigación muestra que las medidas gubernamentales para impulsar rápidamente las energías limpias y reducir el uso de combustibles fósiles pueden crear millones de puestos de trabajo. Además, impulsa el crecimiento económico y mantener el objetivo de cero emisiones.

El mundo tiene un camino viable para construir un sector energético global con emisiones netas cero. Sin embargo, para lograrlo se requiere una transformación sin precedentes de la forma en que se produce, transporta y utiliza la energía a nivel mundial.

El gran objetivo es conseguir que las emisiones mundiales de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía sean nulas en 2050. Sin olvidarnos que también se pretende que el mundo tenga una oportunidad de limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C.

Este informe es el primer estudio exhaustivo del mundo sobre cómo realizar la transición a un sistema de energía neta cero para 2050. Al mismo tiempo propone garantizar un suministro de energía estable y proporcionar un acceso universal.

El documento también examina las principales incertidumbres, como el papel de la bioenergía, la captura de carbono y los cambios de comportamiento para alcanzar el nivel cero. Afirma que la transición energética es una vía rentable. Dará lugar a una economía energética limpia, dinámica y resistente, dominada por energías renovables como la solar y la eólica en lugar de los combustibles fósiles.

cursos energias renovables

La economia circular puede beneficiarse de las propiedades del hidrógeno

La descarbonización de la industria requiere el uso masivo de las energías renovables. Es necesaria la implantación de sistemas autónomos energéticamente y menos dependientes de energías que se encuentran en otros lugares y que deben importarse, como el gas y el petróleo. Sin emabrgo, las energías renovables también tienen sus inconvenientes. A diferencia de otras fuentes de energía convencional no funcionan las 24 horas del día. Ni siquiera son constantes en todas las épocas del año. Aquí aparece como solución la incorporación de la energía de hidrógeno en la economia circular.

Según las herramientas de modelización de la energía de la Agencia Internacional de la Energía, la hoja de ruta establece más de 400 hitos. Todos ellos para guiar el viaje global hacia la energía neta cero en 2050. A corto plazo, el estudio describe una senda que requiere el despliegue inmediato y masivo de todas las tecnologías energéticas limpias y eficientes disponibles. Combina un gran impulso mundial para acelerar la innovación. Este camino exige que las adiciones anuales de energía solar fotovoltaica alcancen los 630 gigavatios en 2030. Además, lageneración de energía eólica debe alcanzar los 390 gigavatios.

Los expertos afirman que la mayor parte de las reducciones mundiales de las emisiones de CO2 de aquí a 2030 proceden de tecnologías ya disponibles en la actualidad. El problema es que casi la mitad de estas reducciones proceden de tecnologías inmaduras. Esto exige que los gobiernos aumenten rápidamente y vuelvan a priorizar su gasto en investigación y desarrollo. 

El reto de la economía energética de los próximos años

El estudio sostiene que en el camino hacia la des carbonización surgirán nuevos retos en materia de seguridad energética, mientras que los que ya existen desde hace tiempo se mantendrán, incluso cuando el petróleo y el gas pierdan protagonismo. La contracción de la producción de petróleo y gas natural tendrá implicaciones de gran alcance para todos los países y empresas que producen estos combustibles. Al respecto el documento explica que no se necesitan nuevos yacimientos de petróleo y gas natural en la vía de alcanzar las cero emisiones netas. 

Entre los crecientes retos de seguridad energética derivados de la creciente importancia de la electricidad se encuentran la variabilidad del suministro de algunas energías renovables y los riesgos de ciberseguridad. Además, la creciente dependencia de los minerales críticos necesarios para las tecnologías e infraestructuras clave de las energías limpias conlleva riesgos de volatilidad de los precios e interrupciones del suministro que podrían obstaculizar la transición.

Fatih Birol, Director Ejecutivo de la AIE, concluyó que «La transición energética limpia es para y sobre las personas. Nuestra hoja de ruta muestra que el enorme reto que supone la rápida transición a un sistema de energía neta cero es también una enorme oportunidad para nuestras economías. La transición debe ser justa e inclusiva, sin dejar a nadie atrás. Tenemos que asegurarnos de que las economías en desarrollo reciban la financiación y los conocimientos tecnológicos que necesitan para construir sus sistemas energéticos y satisfacer las necesidades de sus poblaciones y economías en expansión de forma sostenible.»

Últimas noticias publicadas

La apuesta de Google por la economía circular con energias renovables

Google ya logró su objetivo de comprar energía limpia para compensar todo su consumo de electricidad a nivel mundial. Esto marca tendencia en una nueva economía energética mundial. El gigante de Internet y una de las compañías más grandes del mundo, que cotiza en bolsa, hizo públicos los últimos acuerdos de compra de energía renovable a largo plazo (PPA). Esto refuerza su prioridad a largo plazo y ha agregado acuerdos recientes en lugares tan lejanos como Taiwan y Tennessee.

Google apuesta por los PPA

La compañía americana ha firmado acuerdos energéticos en más de 30 proyectos de energía solar y eólica en América y Europa. Google ahora se presenta como el mayor comprador corporativo de energía renovable. Desde hace diez años Google comenzó a centrarse en el valor de los PPA de energía a largo plazo y en el precio fijo para la energía renovable,

Si bien es cierto que Google no divulga el consumo de energía ni cuánto paga por ello, excepto en sus informes ambientales anuales. Sólo manifiesta su compromiso de sostenibilidad y de favorecer una nueva economía energética.

«Subraya que la energía renovable tiene sentido para los negocios», dijo Michael Terrell, jefe de desarrollo del mercado de energía en Google. «Hay una serie de cosas atractivas sobre las energías renovables. Además de la parte baja en carbono de las mismas. Los precios se están reduciendo a mínimos históricos, y tiene sentido desde una perspectiva de precios».

Fue conocido el acuerdo a largo plazo para comprar la salida de una matriz solar de 10 MW en la ciudad de Tainan, Taiwán. El acuerdo con Taiwán sigue a otros acuerdos recientes de compensación a largo plazo.

Nueva economía energética de Google en Estados Unidos

Google está construyó centros de datos en Clarksville (Tennessee) y en el condado de Jackson (Alabama). La compañía americana planificó el 72 por ciento del uso de electricidad por hora de las instalaciones con fuentes libres de carbono. Esto fue una herramienta hacia su objetivo de obtener electricidad libre de carbono durante todo el día. En este aspecto, fue importante los dos centros de datos con 413 MW de las granjas solares de Tennessee y Alabama

El jefe de energía de Google, Terrell, dijo que la compañía superó su objetivo general de 100 por cien de energía renovable desde hace años. Ahora está tratando de romper algunos de los mercados más difíciles para las energías renovables, ya sea en el sureste de Asia o en Estados Unidos y más.  «Vamos a todos los rincones del mundo», dijo Michael Terrell.

Las compañías que ponen su dinero en una nueva economía energética son la gama de industrias. Facebook, AT&T, ExxonMobil, Microsoft y Johnson & Johnson son solo algunos de los que encuentran estabilidad de precios. También han conseguido cumplir los objetivos de reducción de carbono en las PPA de energía limpia a largo plazo.

Un informe del Business Renewables Center del Rocky Mountain Institute indicó que la combinación de PPA corporativos, tarifas ecológicas y propiedad absoluta de activos renovables por parte de las compañías alcanzó un máximo histórico de 6.43 GW en los Estados Unidos hace dos años.