La comunidad solar en España

Actualmente, se habla mucho del autoconsumo colectivo y en concreto, de la comunidad solar. En España las viviendas de tipo unifamiliar son escasas. El 65.8% de las edificaciones son construidos en bloque, lo que supone 20 puntos por encima de la media europea. Por lo tanto, la apuesta por el autoconsumo consiste en compartir las instalaciones solares fotovoltaicas.

¿Qué es una comunidad solar?

Los vecinos que no pueden instalar sus propios sistemas solares se organizan y se unen para formar una comunidad solar. La idea es unirse para instalar sistemas fotovoltaicos más grandes y más rentables cerca de sus domicilios.

La comunidad solar da valor a los tejados más grandes del entorno. Utilizan la energía solar generada para alimentar las viviendas.

En una comunidad solar, las personas compran una participación en un proyecto solar de autoconsumo colectivo. Una vez construidos, los paneles generan energía, y reciben beneficios que normalmente reducen sus facturas eléctricas.

Este tipo de comunidad solar se están extendiendo por el mundo. En Estados Unidos ya han empezado a utilizar este modelo de negocio. Actualmente, el mercado es pequeño pero tiene previsiones de crecer rápidamente y presenta un gran futuro.

El ahorro que puedes obtener al pertenecer a alguna comunidad solar pueden variar dependiendo del proyecto. Por eso es muy importante asesorarte por un buen ingeniero fotovoltaico para que te informe bien y la comunidad solar reúna todas las garantías legales antes de invertir.

¿En qué consiste la comunidad solar de Repsol?

Se trata de un nuevo modelo energético urbano, que promueve la economía local, con beneficios en términos de sostenibilidad y sin que los interesados tengan que realizar ninguna inversión.

Repsol Solmatch es un nuevo servicio basado en un modelo energético 100% sostenible, con el que la compañía fomenta la generación distribuida en España. Con este modelo se acerca la generación de energía al punto de consumo mediante el diseño de comunidades solares en núcleos urbanos. Se trata de un producto alineado con la estrategia de ser una compañía cero emisiones netas en 2050.

En las comunidades solares Solmatch se genera energía a partir de placas solares instaladas en los tejados de edificios (roofers), para que los hogares (matchers), situados a un máximo de 500 metros, puedan conectarse y disfrutar también de energía local y 100% renovable.

Hay dos actores fundamentales en la comunidad solar de Repsol: los roofers y los matches.

Los «roofers» disfrutan de la posibilidad de generar energía renovable, al mismo tiempo que sacan partido de un activo generalmente inutilizado, su tejado. Además, pueden mejorar el certificado energético del inmueble y disponer de atención y asesoramiento energético gratuito a cargo de gestores expertos en energía.

Por su parte, los «matchers» pueden conectarse de forma sencilla a una comunidad solar en su zona para consumir energía solar generada en su entorno y ahorrar hasta un 20% de la electricidad que consumen, con una tarifa muy competitiva y sin compromiso, ni permanencia. Para ello, simplemente es suficiente con introducir la dirección del «matcher» en la página web de Solmatch para comprobar qué comunidad solar existe en su entorno.

El producto Soltmach Repsol

Repsol lleva a cabo una gestión integral del proyecto, haciéndose cargo de todo el proceso de principio a fin, desde el estudio del tejado para comprobar su viabilidad, hasta la instalación y mantenimiento de las placas solares.

En definitiva, Solmatch presenta un paradigma energético transformador, que ofrece una nueva visión del autoconsumo, en la que se empodera aún más al consumidor, que ahora puede elegir si quiere participar en una comunidad solar en la que, además de ahorrar, le garantiza un origen de la energía 100% renovable.

Solmatch cuenta hoy con 30 comunidades solares repartidas por España, con algunas instalaciones de Repsol como «roofers», por ejemplo, el Campus Repsol, la planta de lubricantes y especialidades de Palencia y varias estaciones de servicio.

Otro estilo de comunidad solar: Solify

A finales de 2019, Repsol lanzó Solify, una solución integral de autogeneración de energía fotovoltaica para particulares y empresas que ofrece energía 100% renovable.

Solify apareció en el mercado con una remuneración de 5 céntimos de euro/kWh por la energía solar que el propietario produzca y no consuma. Además, en caso de ser cliente particular, se abonaban 5 euros/mes durante un año en Waylet. Esta es una aplicación para el pago con teléfono móvil de Repsol. A las empresas se les ofrecía un servicio de gestión energética gratis durante un año.

Requisitos para una comunidad solar

Para avanzar en el desarrollo de una comunidad solar, debemos dar varios pasos antes de iniciar el proyecto. Estos son algunos de los más importantes:

  • Descubrir si el tejado elegido es adecuado para hacer una instalación fotovoltaica de autoconsumo compartido.
  • Saber si los vecinos estarían de acuerdo en instalar placas fotovoltaicas para la comunidad solar ara autoconsumo compartido: Iniciar conversaciones.
  • Explicar a los vecinos los beneficios de una instalación de paneles solares para autoconsumo, y el ahorro que puede suponer.
  • Presentar al presidente y registrar en acta el acuerdo firmado por (mínimo) un tercio de la comunidad.
  • Buscar un ingeniero fotovoltaico para realizar un diseño del proyecto.
  • Recopilar datos y facturas para evaluar la rentabilidad económica.
  • Acordar y llevar a cabo las visitas necesarias para completar el estudio de la comunidad solar.
  • Solicitud de presupuesto real.
  • Presentación del boletín, con legalización y aviso a la comercializadora incluido.
  • Empezar a ahorrar en la factura de la luz para amortizar la inversión acometida.

Lo más leído este mes

Las tejas solares: el punto que faltaba para decidirnos por la fotovoltaica

Los mejores libros sobre energía solar

Las placas solares IKEA

Cursos energias renovables online
Cursos de energías renovables online en TECPA Formación de ingenieros

¿Qué es una comunidad energética local?

La comunidad energética local es una entidad jurídica, formada por una agrupación de socios (como personas físicas, asociaciones, pymes, administraciones públicas…). La agrupación se produce de forma voluntaria y con participación cooperativa.

Los socios establecen sus objetivos en la obtención de beneficios energéticos, sociales, medioambientales y, en menor medida, económicos, para los miembros fundadores o terceros.

¿Cuáles son sus principales actividades?

La comunidad energética local centra su actividad en la producción de energías renovables, su distribución, acumulación y consumo.

Otras actividades habituales es la prestación de otros servicios energéticos sostenibles, como puede ser la oferta de estaciones de recarga para vehículos eléctricos.

¿Es legal una comunidad energética local en España?

España todavía no cuenta con regulación específica en este asunto. Sin embargo, la Unión Europea está desarrollando las Directivas que marcarán el sector a nivel comunitario.

El Real Decreto-Ley 15/2018, de 5 de octubre de 2018, de medidas urgentes para la transición energética y la protección de los consumidores, es un primer paso de la voluntad política hacia el desarrollo legal positivo de las energías renovables. Esto supone una puerta abierta a la agilización de la transposición de dichas Directivas europeas en España.

Asimismo, desde el IDAE se ha publicado la “Guía para el desarrollo de instrumentos de fomento de las Comunidades Energéticas Locales”. Además, afirma estar abierto a la posibilidad de apoyar la constitución y financiación de proyectos pilotos en España.

Casos de éxito: la comunidad solar de San Juan del Puerto

El Ayuntamiento de San Juan del Puerto realizó un ambicioso proyecto para la creación de una Comunidad Energética Local. Es una de las primeras comunidades que se crean en nuestro país. Su principal objetivo es ofrecer beneficios energéticos a los vecinos. También busca de forma indirecta beneficios medioambientales, económicos y sociales para la localidad.

Actualmente el control de estas infraestructuras está a cargo de las grandes compañías eléctricas como Red Eléctrica española. La comunidad energética local pretende que los usuarios de la misma produzcan su propia energía eólica o fotovoltaica. En San Juan del Puerto se apostó principalmente por la energía solar fotovoltaica. El motivo es que se trata del mejor recurso ambiental en esta zona de Huelva.

Curso de postgrado en gestión ambiental

Los principales objetivos de esta comunidad solar son generación de electricidad renovable para el abastecimiento del municipio. Además, consigue una reducción en los costes de la factura eléctrica entre un 10% y un 40 %.

También, garantiza un suministro de electricidad a precio fijo y estable durante períodos de 5 años. Otros beneficios serán: la formación de trabajadores de la localidad en energías limpias, desarrollo económico sostenible, población autosuficiente en energía eléctrica y calorífica y abastecimiento de energía calorífica de fuentes renovables y de bajo coste.

Tomás Domínguez, concejal del Ayuntamiento explicó “en el hecho cotidiano de encender un televisor o una luz y para que llegue la energía a los mismos, detrás hay una gran infraestructura que empieza por la producción de energía en las grandes centrales térmicas, nucleares, hidroeléctricas, fotovoltaicas, eólicas o de cualquier otro tipo, pasando esa energía a las redes de transporte, de allí a las de distribución y por último a nuestros hogares”.

Grandes parques solares

Caso de éxito: comunidad solar El Realengo

Esta comunidad solar se construye sobre una parcela de 2.500 metros cuadrados de suelo público de concesión municipal junto al CEIP San Luis. Tiene una cubierta de 600 metros cuadrados de paneles solares con capacidad para generar 180.000 kWh por año.

Este proyecto permitirá dar forma al modelo de comunidad energética municipal desde sus vertientes técnica, administrativa, económica y social, para extenderse posteriormente a otras zonas de la población. Para su inicio contó con una aportación de 300.000 euros de fondos europeos procedentes del proyecto MERLON.

Esta comunidad solar aporta ahorros de hasta el 20% en el término de energía para los participantes.

Esta comunidad energética se desarrolla en suelo público y sirve para espacios para zona verde, pistas deportivas y estación de carga para vehículos eléctricos.

Enercoop grupo

El proyecto, caracterizado por su respeto medioambiental en términos energéticos. Aprovecha el sol como recurso renovable, y destaca por su integración dentro del ecosistema urbano.

Con esta comunidad solar se pone en valor una parcela pública municipal, para uso mixto. El proyecto engloba una gran zona verde, pistas deportivas y espacio para usos recreativos. Además, la marquesina instalada cumplirá una doble función. Por un lado, actuará como superficie receptora de la irradiación solar, albergando los paneles fotovoltaicos; y por otro, ofrecerá a la ciudadanía una zona de sombra armonizada con el entorno.

El ahorro de la comunidad energética

Esta instalación aporta uos ahorros de entre el 15 y el 20% en el término de energía para 70 familias. Todas ellas están dentro de la zona de influencia de la nueva instalación. Además, la actuación en El Realengo también contempla la puesta en servicio de una estación de recarga semi-rápida para dos vehículos eléctricos simultáneos con capacidad de 22 kW cada una. Esto implica una potencia máxima de recarga simultánea de 44 kW, la cual ha sido apoyada por el (IVACE).

El proyecto Merlon

Proyecto MERLON Desde la Unión Europea “se han marcado una serie de objetivos vinculados al escenario de transición energética, los cuales permitirán virar el modelo convencional hacia un nuevo modelo descentralizado, descontaminado, democratizado, digital y centrado en los consumidores, principios que se integran inequívocamente bajo el paraguas de las Comunidades Energéticas Locales” indica el director general de Grupo Enercoop, Joaquín Mas.

Este proyecto experimental combina la tecnología de autoconsumo colectivo con el almacenamiento energético a media escala. Supone una inversión superior a los 400.000 euros. Además, tiene una subvención de 300.000 euros de la Comisión Europea, a través del proyecto MERLON, apoyado bajo la convocatoria Horizonte 2020. En el marco de este proyecto europeo, en el que participan 13 socios de 6 países, Crevillent ejerce el papel de sitio piloto para España. En el proyecto destacó la participación de la empresa valenciana ETRA I+D y donde también participan los tecnólogos españoles ATOS y COBRA.

Fuentes consultadas: Repsol Solmatch / Ayuntamiento San Juan del Puerto / Enercoop