Tomás Malango, Director de Hidrógeno de Repsol, ha explicado la nueva hoja de Repsol en materia de hidrógeno verde y las aplicaciones del hidrógeno en las actividades de la compañía. También ha tratado sobre los biocombustibles y el futuro del hidrógeno en la movilidad.

Respecto de los combustibles para el tráfico pesado, actualmente se están desarrollando varias tecnologías en paralelo que podrían dar solución a este tipo de movilidad.

Una solución disponible actualmente son los biocombustibles. Estos se obtienen a partir de materias primas de origen sostenible o a partir de distintos residuos. Esta solución ofrece ya una opción de baja huella de carbono a un coste asumible. Y para incrementar el volumen de estos productos, Repsol tiene planificado construir una planta de biocombustibles en Cartagena Tendrá una capacidad para 250.000 toneladas de biocombustibles avanzados producidos a partir de residuos. Su destino final será el sector del transporte, es decir, se emplearán en coches, camiones, incluso aviones.

Está previsto que las obras empiecen en breve y que la planta esté operativa en 2023. Este proyecto ambiental permitirá una reducción de 900.000 toneladas al año de CO2.

Además, estamos desarrollando los combustibles sintéticos. Esta alternativa requiere de una etapa de desarrollo tecnológico que esperamos cubrir con una planta demo. Esta se instalará en el puerto de Bilbao junto a Saudi Aramco. Estará finalizada en 2024.

Junto con los biocombustibles, son la opción más eficiente en coste, válidas ambas para cualquier tipo de motor y sin necesidad de inversiones adicionales en infraestructuras logísticas.

Entre tanto, otras tecnologías se encuentran en desarrollo y compitiendo por este segmento del transporte pesado. La pila de combustible, alimentada con hidrógeno, puede ser una alternativa, pero aún requiere también de cierto desarrollo para hacer de ella una realidad y una alternativa competitiva en costes.

fechas de inicio de cursos de energias renovables