Los tipos de autoconsumo fotovoltaico

La innovación en tecnología solar continúa creciendo rápidamente a pesar de la reducción de los costes del sistema fotovoltaico. Las tecnologías basadas en células solares continúan su tendencia de aumentar la eficiencia de las células y reducir los costes. Sin duda, nos encontramos en el mejor momento para implantar autoconsumo fotovoltaico.

El autoconsumo fotovoltaico residencial

El autoconsumo residencial se divide en autoconsumo conectado a la red o desconectado. También podemos hablar de autoconsumo con o sin excedentes vertidos a la red.

En el caso del autoconsumo conectado a la red, la instalación va a tener 2 conexiones. Estas son: una al sistema eléctrico de la vivienda y otra a la red de distribución. El autoconsumo aislado, por otro lado, supone la desconexión total de la red de distribución. Esta segunda opción implica que, de no contar con baterías o almacenamiento de energía, la vivienda no tendrá energía eléctrica. Por eso, se complementará con algún sistema de almacenamiento de energía solar.

Instalación de autoconsumo conectada a la red

En el caso del autoconsumo conectado la energía se puede verter a la red, obteniendo una compensación por los excedentes. Si la instalación es aislada, la energía se puede almacenar en baterías y el dueño de la misma puede disponer de ella en cualquier momento. Dependiendo de las necesidades y qué busca cada propietario de vivienda, se puede optar por una u otra.

No obstante, el sistema conectado a la red se llega a repagar solo mediante la compensación de excedentes. Por otro lado, en el caso de las aisladas, no benefician de la compensación de excedentes.

Si hablamos de tipos de instalaciones de autoconsumo también cabe mencionar que estas pueden ser para uso individual o para uso compartido.

Las instalaciones individuales son propiedad de una persona, mientras que las de uso compartido se establecen entre varios propietarios o incluso una comunidad solar.

El autoconsumo compartido, como indica también su nombre, es cuando a la misma instalación están conectadas varias viviendas o una comunidad de vecinos. Este tipo de instalaciones son menos comunes puesto que la medición del consumo de cada vivienda resulta complicada. En las comunidades de vecinos donde hay un sistema instalado, se suele usar para zonas comunes como los pasillos del edificio, garajes o motores para la piscina.

El autoconsumo fotovoltaico industrial

El autoabastecimiento no se resume solo a residencias. El autoconsumo industrial es una opción que consideran las empresas y pequeños comercios. El funcionamiento de las mismas no varía. Al igual que en el caso del autoconsumo residencial, las empresas se benefician de ahorros en las facturas.

Las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico para empresas se diferencian de las residenciales principalmente por:

  • El tamaño que suele ser mucho superior
  • El consumo energético
  • Las horas en las cuales se consume energía, que son tanto de día que de noche, a diferencia de una residencia donde se crean patrones del consumo de energía a lo largo del día
curso eficiencia energética

Más noticias relacionadas con los tipos de autoconsumo fotovoltaico