El autoconsumo energético en turismo en España está en pleno desarrollo. Algunos de los factores de éxito son:

Producción y consumo en las mismas instalaciones: Esto implica generar energía en el lugar donde se va a consumir, como por ejemplo, en hoteles o campings.

Participación en comunidades energéticas: Varias entidades pueden compartir una instalación renovable para repartir los costes y los beneficios obtenidos u unirte a una comunidad solar existente..

Compra de electricidad a través de una PPA: Son contratos a largo plazo para la compra de energía a un precio fijo.

Un ejemplo de éxito es el Camping Villasol, que ha logrado un autoconsumo del 13% de su energía, ahorrando más de 10.000€ al año. También hay hoteles que consiguen proporcionar el 44% de su consumo energético a través de su instalación de placas fotovoltaicas.

curso de instalaciones fotovoltaicas

¿Qué es el autoconsumo energético?

El autoconsumo energético esta regulado por el  Real Decreto (RD) 244/2019, que describe las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo en España.

El autoconsumo energético colectivo consiste en compartir una instalación renovable para repartir los costes y los beneficios obtenidos. Esta formula energetica es adecuada para muchos casos, como por ejemplo: bloques de viviendas, edificios e instalaciones públicas que se encuentren próximas entre sí, comercios de un centro comercial, empresas de un polígono industrial, hospitales, universidades…

Considerando que más del 60% de la población en España vive en bloques de pisos, y que la vida útil de estos sistemas solares es de unos 30 años, las ventajas económicas saltan a la vista.

La aplicación del autoconsumo energético en turismo

Desde la producción y el consumo en las mismas instalaciones, hasta la participación en comunidades energéticas o incluso la constitución de soluciones de generación de electricidad a través de una PPA (Power Purchase Agreements). Estas son algunas de las soluciones que el sector turístico de Benidorm tiene encima de la mesa para avanzar hacia una «descarbonización» del sector, acelerada por la escalada de precios de la energía.

Soluciones para reducir el consumo y la factura energética

Entre las soluciones para reducir el consumo y la factura energética se encuentra colocar un sistema de Control Room. Uno de sus beneficios es que el cliente participe más con las políticas medioambientales de los hoteles. Por ejemplo, desconectando la climatización cuando se ausenta de la habitación.

La importancia de proporcionar instalaciones con menos riesgo sanitario y con sistemas de producción instantánea de agua caliente también es esencial a la hora de integrar procesos de gran consumo energético.