Desde la producción y el consumo en las mismas instalaciones, hasta la participación en comunidades energéticas o incluso la constitución de soluciones de generación de electricidad a través de una PPA (Power Purchase Agreements). Estas son algunas de las soluciones que el sector turístico de Benidorm tiene encima de la mesa para avanzar hacia una «descarbonización» del sector, acelerada por la escalada de precios de la energía.

En una jornada celebrada en el Instituto de Tecnologías Turísticas (Invattur), con la colaboración de Iberdrola y la patronal Hosbec, varios ponentes contaron casos de éxito en la capital turística, como «el Camping Villasol, con un autoconsumo de un 13% de su energía, y un ahorro de más de 10.000€ al año».

No se trata solo de que sea rentable: con esas instalaciones se evita «la emisión de 26.000Kg de CO2 al año». También se expusieron otros casos de hoteles que consiguen proporcionar el 44% de su consumo energético a través de su instalación de placas fotovoltaicas, «evitando la emisión de más de 300.000kg de CO2 al año, y con retornos de inversión en menos de cinco años».

La jornada de autoconsumo energético

En la primera mesa, y bajo el título de ‘Fuentes de energía alternativas a los combustibles fósiles que reducen la factura energética’, participaron Alejandro del Amo, de ABORA Solar, con la presentación de Paneles solares híbridos, que supone «una revolución en el uso de los paneles solares y en la optimización del uso de las superficies de cubiertas en hoteles».

Estos paneles suponen una eficiencia del 89%, con un retorno de inversión entre 4 y 6 años, y «con emisiones cuatro veces menores que la previa a su instalación».

Los cálculos presentados por Abora Solar para una instalación de paneles solares híbridos en un hotel tipo de Benidorm, «podría suponer frente a una instalación de fotovoltaica convencional, cuatro veces más de producción energética, un ahorro casi cuatro veces mayor, un retorno de inversión menor en un año, y cuatro veces más emisiones de CO2 evitadas».

Javier Sanabria, de Keyter Intarcon, ha puesto como ejemplo un hotel de 4 estrellas y 150 habitaciones, que con la mejora en sus instalaciones térmicas en cámaras de cocina, sus instalaciones de climatización y en la producción de ACS, podría reducir el coste anual de energía final hasta el 34%, de energía primaria algo más del 43%, y reducir las emisiones de CO2 un 57%

Soluciones para reducir el consumo y la factura energética

En la siguiente mesa, titulada «Soluciones para reducir el consumo y la factura energética», se han realizado varias exposiciones que refuerzan la idea de la necesidad de coordinación. Alejandro Muro, de Schneider Electric, explicó la importancia de disponer de sistemas de Control Room y de contar con que el cliente participe más con las políticas medioambientales de los hoteles. Por ejemplo, desconectando la climatización cuando se ausenta de la habitación.

La importancia de proporcionar instalaciones con menos riesgo sanitario y con sistemas de producción instantánea de agua caliente también es esencial a la hora de integrar procesos de gran consumo energético. Iván Castaño, de Uponor, indicando reducciones de consumo de energía primaria de hasta el 23%.

Todas las soluciones se han podido integrar finalmente en un marco de ayudas a las que el sector turístico podrá concurrir próximamente, dentro del Componente 14, el plan del Gobierno de España para mejorar la competitividad y modernización del turismo.

Fuente: consultadas: Abora y El Español