España: un lugar adecuado para el autoconsumo en edificios

La gran mayoría de edificios en nuestro pais permite la instalación de placas solares en sus tejados, según un informe de idealista/energy. Esto convierte a España en una oportunidad de negocio para construir instalaciones de autoconsumo en edificios.

Los estudios del sector señalan que se consigue un 40% de reducción de la factura y amortizar la inversión inicial en unos 7-10 años. Además, las instalaciones solares tienen una vida útil superior a 35 años.

El autoconsumo en edificios es una solución cada vez más extendida. Ahora, se está potenciando conseguir el autoconsumo colectivo, es decir, varios consumidores puedan asociarse a una misma planta de generación de energía. Este es el caso de alguna comunidad energética local como la que se ha constituido recientemente en San Juan del Puerto.

Grandes empresas como Repsol, también, han reconocido esta oportunidad para ofrecer un servicio de comunidad solar. Según sus representantes, aporta grandes beneficios a los consumidores, y esperan que está modalidad aumente en los próximos años.

El autoconsumo en edificios aporta rentabilidad y sostenibilidad

El autoconsumo en edificios puede lograr mayores beneficios al desarrollarse en un marco energético comunitario. Los proyectos de energía comunitaria “cubren aspectos de la acción colectiva para reducir, comprar, gestionar y generar energía”. La electricidad generada distribuida, a partir de recursos de propiedad colectiva, se puede utilizar para las demandas de toda la comunidad, en lugar de alimentarse directamente a la red. Es una forma de unir la generación y el consumo in situ. Esta idea se puede extender también a los dispositivos de almacenamiento. En un modelo de energía comunitaria, los sistemas de almacenamiento podrían cargarse con el excedente de generación.

La tasa de autoconsumo en edificios con comercios en los locales es aún mayor. Se puede aumentar aún más si la curva de carga del barrio consta de diferentes perfiles de carga. Esta situación se da cuando hay diferentes tipos de consumidores. En otras palabras, la demanda de los hogares y el comercio es mixta. En este caso, la demanda de electricidad se distribuye de manera más uniforme a lo largo del tiempo. Como resultado, la electricidad autogenerada casi siempre se puede utilizar para cubrir la demanda local.

Un ejemplo de autoconsumo en edificios

Supongamos que todos los vecinos de un bloque de viviendas se ponen de acuerdo para instalar los paneles solares más eficientes. La instalación fotovoltaica permitiría que empezaran a consumir energía solar sin desconectarse de la red eléctrica.

Los paneles producen la energía durante las horas de sol. Esa producción de energía limpia se reparte entre los usuarios (promotores) de forma proporcional a la potencia contratada.

“Toda la energía que demande tu casa durante esas horas de sol será energía autoconsumida. No gastarás dinero. No supone ningún riesgo, porque estarás conectado a la Red Eléctrica. Así, cuando la instalación de tu edificio no aporte la energía suficiente”.

En cuanto a la energía excedentaria que genera la planta solar y no demande la vivienda, se verterá directamente a la red general. Por la noche, será la red eléctrica la que proporcione la energía que se necesite.

Los vecinos deben ponerse de acuerdo en el tipo de autoconsumo que van a compartir. Es necesario establecer los criterios de reparto de la energía generada. La instalación de autoconsumo en edificios dependerá de los metros cuadrados disponibles en el tejado. Asimismo, se deben considerar las necesidades de cada usuario.

El gran avance es reducir la inversión total individual. Anteriormente, el enfoque era una inversión por parte de un único promotor. Ahora, la propuesta es dividir los costes de inversión entre los participantes, es decir, se ha logrado a reducir el importe inicial de la inversión.

En estos momentos, el teletrabajo es una opción más para pensar en el abaratar los gastos de electricidad en el hogar. Algo que antes no se tenía en cuenta con respecto al consumo de las viviendas.

En cuanto a la posibilidad de recibir compensación por la energía vertida a la red, dependerá de la modalidad de autoconsumo previsto. Pero también de las condiciones de la instalación en el edificio.

Las subvenciones están en aumento

Por último, se debe citar que hay subvenciones de autoconsumo. La tendencia es al aumento, ya que se ha percibido un interés de los ciudadanos. Además la generación de energía limpia favorece la reducción de emisiones a la atmósfera y un aumento en la calidad del aire. En otras palabras, un paso más hacia la sostenibilidad y el respeto al medio ambiente.

Los tramites de las subvenciones son complejos y requieren la ayuda de profesionales del sector. Estos manejen con fluidez la parte técnica y los requisitos que imponen las distintas administraciones.

curso energia solar fotovoltaica termosolar

Datos del informe de mercado

Según el Informe elaborado por Idealista Energy, tres de cada cuatro edificios en España podrían instalar paneles fotovoltaicos en su tejado.

Por comunidades, Andalucía es la comunidad con más posibilidades con más 1,4 millones de edificios que pueden instalar placas solares en sus cubiertas. Le sigue, Cataluña, con 730.000 bloques de viviendas. Las dos Castillas están prácticamente a la par, con unas 675.000 y 673.000, respectivamente. Cerca se encuentra la Comunidad Valenciana, con más de 656.000 edificios.

Otros lugares interesantes son Galicia y Extremadura con 500.000 y 335.000 edificios respectivamente.

Entre los grandes mercados residenciales, Madrid se queda en 322.000 edificios. En Canarias y Baleares, hay menor oportunidad. En estas regiones se está desarrollando con más fuerza el autoconsumo en viviendas unifamiliares.

autoconsumo en viviendas

El futuro del autoconsumo en edificios

Según afirman los expertos de idealista: “lo complicado llega con el enrevesado sistema eléctrico español.” Este sistema permite que los usuarios puedan acogerse a varias modalidades. Estas pueden ser suministro con autoconsumo, incluso con o sin excedentes.

La energía sobrante se puede inyectar a las redes de transporte y distribución general, pero no acogida a compensación. Si se acogieran a compensación, la planta solar tendría que cumplir las mismas normas que cualquier planta de producción de energía eléctrica.

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) ha elaborado una guia de autoconsumo. Esta guía incluye los pasos necesarios para la tramitación de instalaciones de generación eléctrica en autoconsumo. Es relevante, ya que aporta las diversas modalidades previstas en la normativa. Es decir, para instalaciones de autoconsumo individual o para instalaciones en autoconsumo en edificios. Está dirigida al público en general, pero más específicamente a las empresas instaladoras de sistemas de autoconsumo. Ahora mismo hay una versión provisional.

Las principales eléctricas ya ofrecen planes de instalación y gestión de placas solares para autoconsumo en edificios. Los planes y costes de la instalación dependerán del consumo del hogar y de las zonas comunes del edificio. En todo caso, se organizan en función de si el consumo en el hogar es bajo, entre 40-70 euros/mes en la vivienda a los más de 100 euros/mes en la casa, y de los primeros 140 euros al mes en los gastos de luz de la comunidad hasta tarifas de más de 190 euros mensuales.

Lo más leido en esenergia

Últimas noticias publicadas

https://www.youtube.com/watch?v=Yv2JQnUwvnE