Cada vez más ciudades españolas apuestan por la movilidad sostenible, y una de las medidas más implantadas es la compra de autobuses eléctricos.

En esta línea, el Ayuntamiento de Madrid ha anunciado, que a partir de 2023 quedarán retirados todos los autobuses movidos por combustible diésel. Las novedades se enmarcan dentro del plan Madrid 360 que busca una movilidad más limpia.

Este año quedarán retiradas las unidades movidas por gasóleo y entre 2020 y 2023 se habrán comprado 520 autobuses movidos por Gas Natural Comprimido (GNC), 100 eléctricos y otros seis minibuses, también eléctricos. Madrid tiene ahora mismo 10 líneas completamente electrificadas.

El aumento de la flota de autobuses eléctricos en Madrid

El Ayuntamiento de Madrid ha encargado 60 autobuses eléctricos a la empresa Solaris. Este contrato implica una inversión superior a 30 millones de euros. De esta forma, el ayuntamiento de la capital de España amplía su notable flota de autobuses eléctricos.

No es la primera vez que Madrid apuesta por la empresa polaca Solaris. En 2021 se firmó un contrato para recibir 250 autobuses de gas natural. El resultado ha sido positivo, ya que llevan años circulando por las calles madrileñas y han logrado disminuir el impacto ambiental.

El Urbino 12 es el modelo elegido de la marca Solaris. Tiene una longitud de 12 metros, y una capacidad para más de 80 pasajeros, de los cuales 25 pueden ir sentados. La energía necesaria para su movimiento se obtiene de una batería con más de 400 kWh de capacidad. Esto permite alcanzar una gran autonomía para recorrer los circuitos urbanos. El motor encargado de impulsar al autobús eléctrico es un bloque central con 180 kW de potencia.

autobuses eléctricos en Madrid

Valladolid también ha invertido en autobuses eléctricos

La compañía guipuzcoana Irizar e-mobility ha firmado un acuerdo con la empresa pública de autobuses urbanos de Valladolid.  Auvasa recibirá 30 autobuses eléctricos de cero emisiones, de ellos, once se entregarán a finales de este año.

El acuerdo marco fue suscrito hace dos semanas y este lunes Irizar ha recibido la visita del alcalde de Valladolid, Óscar Puente, del concejal de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Ángel Vélez, y del gerente de Auvasa, Álvaro Ferández. Según un comunicado de la empresa vasca, «han podido revisar los últimos detalles y especificaciones de los vehículos antes del inicio de producción de las primeras unidades».

Estos autobuses eléctricos sin emisiones serán articulados, y tienen una longitud de 18 metros. Se convertirán en los primeros de estas características y se integrarán en las líneas donde actualmente circulan otros autobuses convencionales.

Más presencia de autobuses eléctricos en ciudades españolas

Este cambio en la flota de vehículos de transporte publico se está implantando en otras ciudades españolas. Los combustibles elegidos son la electricidad y el gas natural. También, se considera el hidrógeno, aunque aún está en fase de estudio.

Barcelona también anunció unos meses atrás que incorporará 210 autobuses eléctricos y de GNC entre este año y el 2024. En concreto, se comprarán 78 vehículos completamente eléctricos, 108 movidos por gas y 24 híbridos de dos pisos, dedicados exclusivamente al turismo. El objetivo es eliminar los vehículos diesel del parque público de transporte antes del año 2024.

Badajoz es otra gran ciudad que está apostando por una movilidad baja en emisiones y se ha posicionado en los últimos años como una de las referencias. En 2021 se sustituyeron siete vehículos de combustión por otros tantos eléctricos y aunque los planes pasan por adquirir otros 15 autobuses verdes en los próximos dos años. El plan es continuar la renovación a medida que agoten su vida útil.

Pamplona empleará los fondos Next Generation llegados desde Europa en este ámbito. Actualmente cuenta con su propia línea completamente eléctrica con seis vehículos en funcionamiento. El objetivo para los próximos años es que termine esta década con dos tercios de la flota movidas por GNC y el tercio restante utilizando exclusivamente electricidad. Bilbao también ha tomado la iniciativa para renovar su flota. En los dos últimos años ha sustituido hasta 88 vehículos por otros nuevos menos contaminantes. Esto ha llevado a la ciudad a contar con 83 autobuses movidos por gas y 11 completamente eléctricos. En total, un 65% de la flota total.