Las mejores baterías para placas solares

Antes de elegir la mejor batería para una placa solar debemos entender su funcionamiento y los tipos que existen. Las baterías solares están compuestas de celdas electroquímicas. Sirven para convertir la energía química almacenada en electricidad. Su función es transformar la energía química almacenada en electricidad. Consta de un electrodo positivo, uno negativo, y electrolitos. Todo ello hace que la corriente fluya llevando a término la función para la que se constituyó.

Las baterías solares son un componente importantísimo en cualquier instalación aislada de energía fotovoltaica. Estas son las que se encargarán de almacenar la energía para que pueda ser utilizada durante la noche o durante periodos prolongados de mal tiempo. Por lo tanto, son fundamentales cuando no tengamos suficiente radiación solar.

Además, las baterías solares también son las encargadas de suministrar una intensidad de corriente superior a la que recibe el panel solar en sí para mejorar el rendimiento.

La capacidad de una batería solar para acumular energía depende directamente de la velocidad de descarga de la misma: a mayor tiempo de descarga, mayor es la cantidad de energía que la batería solar es capaz de generar.

La capacidad de una batería se suele dimensionar según criterios como tipo de uso, consumo diario, días de autonomía o potencia máxima de la instalación.

El proceso que sucede en una batería solar, se resume en dos siguientes pasos:

  • El panel solar fotovoltaico durante el día recibe la radiación del sol y la transforma en electricidad suministrándola a la instalación.
  • La energía sobrante se almacena en la batería o baterías que tenga la instalación para poder utilizarse en los días que no haya sol o durante la noche, tal y como hemos destacado con anterioridad.

Los tipos de baterías para placas solares

Las baterías eléctricas fotovoltaicas almacenan la energía que obtienen a través de los paneles solares fotovoltaicos. Esto hace que podamos utilizarlas cuando lo consideremos oportuno, sin tener que estar pendientes de la intensidad del sol en ese momento.

Existen diferentes tipos de batería que se pueden acoplar en una instalación solar. Estas son: baterías monoblock, batería estacionarias y baterías de litio.

Baterías monoblock

Las baterías monoblock son las baterías utilizadas para instalaciones de autoconsumo de baja y media potencia. Es decir, se emplean en iluminación y electrodomésticos de baja potencia. Tienen una duración menor, en términos de ciclos de descarga profunda. Si cumplimos las indicaciones del fabricante podrían durar entre los 4 y los 10 años de vida. Son las baterías más económicas que se pueden encontrar.

Baterías estacionarias

Se recomienda el uso de este tipo de baterías para instalaciones de medio o alto consumo. Este es el caso de electrodomésticos con mayor potencia, y maquinaria. Tienen una duración mayor a las baterías anteriores, considerando ciclos de descarga profunda. Su vida puede llegar hasta los 20 años. Lógicamente, su coste económico también es más elevado al de las baterías monobloque.

Baterías de litio

Actualmente existe una gran demanda de este tipo de baterías debido a su escaso mantenimiento y alta durabilidad. Las baterías de litio se consideran una de las mejores opciones del mercado. Son el futuro de las baterías en las viviendas. Las baterías de litio tienen un coste/capacidad mayor. Sin embargo, al poder utilizarse a mayor profundidad de descarga y disponer de mayor cantidad de ciclos de descarga son una de las opciones más recomendadas actualmente.
Las baterías de litio para placas solares marcan la diferencia con el resto de baterías convencionales. Estas baterías reciben el nombre de baterías de ciclo profundo. Su carga y descarga permite mayor frecuencia. Su duración es muy alta respecto a las baterías convencionales.

Este tipo de baterías generan el almacenamiento adecuado para obtener el máximo rendimiento de las células solares fotovoltaicas.

curso de energías renovables

Más noticias relacionadas

¿Cómo funcionan las baterías para placas solares?

El principio de funcionamiento de este tipo de baterías consiste en las reacciones de oxidación-reducción de sustancias químicas. Unas sustancias se oxidan, perdiendo electrones, mientras otra sustancia los gana, por lo que se reduce.

La gran ventaja de las baterías es que pueden retornar a su configuración inicial si se cumplen unas condiciones determinadas. Es decir, se inyecta electricidad o se carga el componente oxidado, y se cierra el circuito, evitando que al mismo tiempo se esté descargando.

Las baterías contienen celdas químicas que presentan un polo positivo y otro polo negativo, además de la existencia de electrolitos que permiten el flujo eléctrico hacia el exterior. En estas celdas se produce una reacción química, convirtiendo la energía química en eléctrica.

Últimas noticias publicadas